Para cada oprimido, esperanza